5 consejos esenciales para empezar a decorar desde cero pierde el miedo al espacio en blanco

via

¿Estrenas casa nueva?, ¿cambias de piso?, ¿ninguna de las dos respuestas son afirmativas pero necesitas un cambio? Si quieres renovar tu casa y no sabes cómo meterte en faena, entonces este post es para ti, sigue leyendo…

En la era del omnipresente Pinterest, es tan fácil conseguir inspiración que podemos pasar horas y días enteros buscando ideas para “la alacena perfecta”; en estilo industrial, de líneas más clásicas, en color blanco roto, con puertas correderas, con puertas de cristal, para la cocina, o el comedor, para la vajilla de diario…  Estamos tan acostumbrados a ver imágenes, una tras otra, cada cual más perfecta que la anterior, que cuando llega la hora de decidir no sabemos qué elegir. Nos gusta la que vimos en el hotel con encanto pero también la del apartamento en Seattle… qué dilema. Encima ninguna de las dos se ajustaría a lo que ya tenemos en casa.  ¿por dónde empezar?

via

 1. El primer paso es definir nuestro propio estilo. No hablamos de encasillar a nadie en un ambiente oriental, moderno o rústico, sino de aprender con cuales de ellos nos vemos más cómodos, más identificados. Si sabemos cómo queremos sentirnos en nuestra casa, tendremos una guía a la hora de decidir sobre qué elementos queremos en ella. Por ejemplo, para una zona de estudio en la que queramos que entre mucha luz natural, evitaremos colocar unas cortinas pesadas u opacas, y en su lugar pondremos unos visillos o estores ligeros. Otro ejemplo, si queremos que sea un refugio masculino, optaremos por muebles con líneas rectas en lugar de contorneados.

via

 2. Deshazte de lo que no te guste o no sea útil.  Muchas veces acumulamos trastos que no utilizamos por el mero hecho de no saber cómo desprendernos de ellas. Otras, lo hacemos porque son recuerdos con valor sentimental o simplemente son cosas que siempre nos han gustado. De hecho, aún nos parecen muy bonitas aunque las mantenemos en lo alto del armario porque no van bien en ningún sitio… este ejemplo es el equivalente a guardar unos vaqueros viejos dos tallas más pequeños… “para cuando me vuelvan a estar bien”. No nos engañemos, ni te vas a volver a poner esos pantalones, ni tu casa va a hacerse más grande para albergar “la habitación de las cosas olvidadas”. Más vale regalárselos a un buen amigo que pueda disfrutarlos.

via

 3. Evita las compras impulsivas. Por muy mono que sea si no tienes dónde colocarlo, de nada te servirá. Aunque sea barato, al final resultará siendo dinero perdido.

via

 4. Intenta no sucumbir (demasiado) a las modas. Desde hace varios años se está produciendo una “democratización” de la decoración, es decir, cada vez hay más tiendas dedicadas a este sector con precios muy asequibles. Tanto que renuevan sus estantes de cachivaches con casi tanta frecuencia como las firmas de ropa. Para los amantes de la decoración esto es genial porque nos encanta ver cosas bonitas nuevas. El problema, aparte del consumismo excesivo, es que nos sumergen de lleno en tendencias pasajeras que pasan de moda bastante rápido -¿quién no recuerda el chevron del 2012 o el “momento palets” que le siguió?- y claro, si nos emocionamos mucho, corremos el riesgo de vernos dentro de 5 inviernos, congelados de frío, pensando por qué se nos ocurriría poner un flamenco con piñas en el hueco de la chimenea.

via

 5. Establece un esquema de color. Con esto lograrás dar uniformidad entre piezas dispares para que queden bien juntas. ¿Sigues pensando en todo aquello de lo que no quieres despedirte? Prueba a integrarlo dándole un cambio de imagen. Es más sencillo de lo que parece. Puedes usar pintura, barniz, tela, papel o cualquier otro recurso que se te ocurra -hola de nuevo, amigo Pinterest- No te pierdas esta entrada para dominar como el que más las paletas de colores.

No te pierdas estas entradas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Instagram

Fun and Deco · 2017