Cómo elegir los mejores colores para tu casa y tu personalidad 3 formas tan sencillas que querrás aplicarlas todas

via

Recientemente hemos hablado sobre los colores y sus efectos más conocidos en el mundo de la decoración. Creemos que siempre viene bien seguir unas líneas de actuación básica a la hora de elegirlos. Pisamos sobre seguro para acertar sí o sí y conseguir milagros con respecto a factores tan importantes como la luz  y el tamaño de una habitación. Pero ¿cómo elegimos los colores que mejor nos sientan a NOSOTROS? Es decir, aquellos que nos gusta mirar simplemente porque nos parecen bonitos. Hemos estado pensando en ello y llegamos a la conclusión de que no hay una única manera de escoger. Así que te presentamos tres formas distintas de elegir una paleta de color de manera natural:

1 . Toma nota de los colores presentes en tu elemento favorito de la habitación.

via

2 . Déjate inspirar por la naturaleza o tus lugares favoritos, ¿qué colores dominan la escena?

3 . ¿Tienes un color preferido que estás deseando usar? Pues venga, a por él -ojo, no significa que llenes todo de ese color-. Si se trata de un color visualmente sereno, puedes usarlo como color principal, de lo contrario, lo ideal es que lo reserves como color de acento.

via

Busca otros colores que te agraden para completar tu paleta. En total debes contar con un neutro, un color principal, uno secundario y otro de acento.

Si ya los tienes, agrúpalos por categorías: neutros, los que más te gustan y los que menos. Ahora olvídate de los que menos te han gustado, jiji.

via

Los neutros formarán la base de la habitación.  Lo vemos por todos lados, en las tiendas, las revistas (sobre todo en unas más que en otras) y blogs de decoración. También abundan imágenes de este tipo en los archivos de los decoradores más in. En definitiva, pocos son los que se atreven a utilizar colores ya que, más allá de las modas, son los que menos cansan en el día a día.

Escoge dos de tus colores preferidos que queden bien juntos. Con ellos llenarás la mayor parte de la habitación. Aquí la clave consiste en la proporción, siempre la proporción. Uno debe reinar sobre el otro. Puedes fijarte en este post –aprende a combinar como un profesional–  para ayudarte con el resto de colores que ya estén en la habitación.

via

Reserva un color complementario que sirva de acento. Un recurso muy utilizado es usar los colores más fuertes para los accesorios. De esta forma, no nos saturamos (ni al espacio) y podemos cambiarlos con más facilidad que el resto de piezas. Si tienes un color apropiado en tu lista de los que más te gustan , ya sabes, ve a por él… En caso contrario, tienes dos opciones, o recurrir a la lista de los que no te gustaban tanto :/ o pensar en otro color que pueda convenir. Si necesitas ayuda en este paso, te recomiendo que leas este artículo sobre cómo nos afectan los colores en la decoración. Y ya si quieres apostar por una combinación  a prueba de modas, échale un vistazo a esta entrada adaptada a todos los estilos.

¿Sigues atascado? pregúntanos. Tanto si no tienes claro si ese color que te encanta quedará bien en tu espacio, como si no sabes combinarlo con los demás, deja tu comentario para que todos podamos verlo y darte ideas. Seguro que alguna sugerencia funciona!!

 

 

 

No te pierdas estas entradas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Instagram

Fun and Deco · 2017