Diseña tu propio espacio paso a paso, vol. 1

Probablemente, tengas tu bandeja de entrada del mail llena de sugerencias de pinterest, compras varias revistas de decoración al mes y tus amigos recurren a ti en busca de consejos sobre cómo mejorar su sala de estar. En una palabra, la decoración es lo tuyo. Sin embargo, hay algo en tu propia casa que no termina de encajar y no sabes qué es ni por qué. En principio todos los muebles te gustan, elegiste personalmente ese adorno para la pared y siempre te ha encantado esa pieza heredada que te llena de buenos recuerdos. Entonces, ¿qué ocurre?, ¿por qué no pega todo junto? y ¿por qué se ve tan desangelada aquella esquina junto a la ventana? Arggg!! -gritas mientras te llevas las manos a la cabeza- No te estreses, a todos nos ha pasado alguna vez. De hecho siempre puede volver a suceder. Por ello, hemos creado este plan de ataque centrado en la estancia más importante del hogar: el salón-comedor. ¿Te apuntas? ¡Que empiece el juego!

1. Haz un croquis de la habitación. No hace falta que esté dibujado a escala, pero sí que las medidas sean las correctas. Si utilizas una hoja de cuadritos te será más fácil. Incluye las ventanas, puertas, escaleras, pilares y cualquier otro elemento que afecte a la planta. También es importante anotar la altura del techo.

2. Piensa quienes y para qué se va a utilizar la habitación. En nuestro caso, nos preguntamos cuántas personas comen habitualmente en casa, cuántas queremos que quepan cuando hay invitados, ¿preferimos sofá o butacas?, ¿vemos la tele?, ¿queremos un rincón de lectura?…

3. Juguemos a los recortables. Rescata el croquis y dibújalo a escala. Puedes usar una regla o guiarte por la cuadrícula del papel de antes. En una hoja aparte, dibuja a escala los muebles que quieras poner; no hace falta que los dibujes ni colorees; un rectángulo con las medidas adecuadas hace las veces de sofá, mesa, silla, alfombra… lo importante en este paso es respetar las dimensiones.
Importante, mientras pruebas distintas distribuciones, ten en cuenta las entradas de luz, enchufes y zonas de paso. Presta especial atención a la distancia entre el sofá o las butacas y la mesa de centro: deja una distancia mínima de 40-50 cm para poder pasar bien. En el comedor, estima un espacio mínimo de 60 cm por comensal. Si vas a poner un asiento entre la mesa y la pared, entonces necesitarás más margen para poder pasar y sentarte; procura asegurar al menos 80 cm.

4. Inspiración: en busca de un concepto. Aquí puedes entretenerte tanto como quieras. Es la hora de devorar revistas y si tienes Pinterest, guardar pines. No tienen por qué ser sólo de interiores, puedes elegir todo lo que te llame la atención, como un desfile de moda o un perrito con patines. La parte divertida es que ya tienes excusa para volver a tu tienda favorita o pasear por la ciudad. Se trata de hacer un brainstorming en toda regla, no hay ideas buenas ni malas. Ya habrá tiempo de filtrar lo que nos sirve y lo que no. Un consejo, si eres de las que todo le gusta, ponte una fecha límite para pasar al siguiente punto.

5. OK, ¿ya tienes un tablero enorme lleno de ideas fantásticas? Es hora de hacer una pre-selección. Para que sea más sencillo, empieza por las de un tipo, por ejemplo, en nuestro caso, las de desfiles de moda. Nos fijamos en la primera y nos preguntamos por qué la hemos elegido: ¿nos gusta el ambiente?,¿la luz?, ¿la sensación de glamour?,¿el decorado?, ¿acaso es la juventud de las modelos?, ¿o son las prendas que llevan?, ¿son los motivos de las telas?… Fíjate bien en los colores y los tejidos, cuanto más específicas sean las preguntas mejor porque así descubriremos qué nos atrae realmente. Cuando acabes con una, pasa a la siguiente y ve ordenándolas de la que más te guste a la que menos. Una vez hecho esto con todas, las primeras de la lista serán las escogidas como punto de referencia para tu concepto.

Para nuestra inspiración, nos hemos basado en las sensaciones que queremos sentir. Aires frescos, limpios y serenos. Además, como sin querer terminamos cayendo en las modas, queremos nuestro toque de brillo. El siguiente paso será definir los colores elegidos. Pero como ya tenemos bastante trabajo por hoy, lo dejamos para el próximo día. No olvides pasarte, lo mejor está por venir. Mientras tanto, os dejamos dándole al coco!!

 

 

No te pierdas estas entradas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Instagram

Fun and Deco · 2018