internacional

Zalipie, el pueblo de las casas pintadas

via

via

Hace más de 100 años, en un remoto pueblo de Polonia llamado Zalipie, las mujeres se afanaban en preparar sus casas para la festividad del Corpus Christi. Como apenas contaban con ventilación, las paredes quedaban manchadas por el humo de las chimeneas y era preciso pintar encima de ellas con cal. Aún así, las marcas volvían a salir demasiado pronto. Cuenta la leyenda que un buen día, una vecina tuvo la idea de pintar flores para disimular las manchas y desde entonces, la idea no ha parado de expandirse por todo el lugar.

De este modo, lo que empezó en el interior de una vivienda, se extendió al exterior. Pero la cosa no quedó ahí, puesto que alguien debió pensar: “¿y qué pasa con nuestras gallinas? ¡nuestros pollos también merecen casas bonitas!!!” Así que, como el rascar, todo es empezar y las pinturas se apoderaron de gallineros, graneros, pozos, iglesias e incluso puentes.

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

via

Desde 1948 y como iniciativa del gobierno por recuperar la moral del país tras la devastación de la II Guerra Mundial, se celebra un concurso anual de casas pintadas todas las primaveras. Además, cuenta con una casa-museo donde se muestran las muy decoradas habitaciones de su antigua propietaria.

¿Qué te parece esta infusión de arte folclórico? Si eres de los que piensa que nunca hay demasiadas flores, te gustará visitar también esta agradable cafetería de moda.

 

15 apuestas para volver la vista hacia arriba

via

Como muchos de vosotros probablemente sepáis, no hace mucho estuvimos en Casadecor 2017. De hecho, antes de ir os dejamos nuestra lista de favoritos en este post. Pues bien, una vez recorrido el lugar en persona, hubo un par de tendencias que resonaron con nosotros: la primera son las habitaciones elegantes con paredes oscuras y la segunda es la que queremos destacar hoy aquí. Se trata de los techos decorados con dibujos hechos a mano y papeles pintados.

via

La idea es bastante antigua, pero como ya sabemos que las modas siempre vuelven,  creemos que esta vez nos acostumbraremos a mirar para arriba con más frecuencia. Al menos, así esperamos que sea. ¿Por qué? pues por todas estas razones:

1. Es una forma relativamente barata de darle caché a un espacio que no tenga un techo demasiado alto ni ningún otro valor arquitectónico añadido.

via

2. La idea es apta para cualquier habitación de la casa

via

3. Sirve para aportar textura y calidez extra

via

via

4. Introduce un elemento inesperado incluso en los espacios más olvidados

via

via

5. Aumenta la superficie disponible para jugar con la decoración

via

via

6. Es un recurso infalible para dinamizar estancias que de otra forma resultarían “aburridas”

via

via

7. Fomenta o disimula las peculiaridades de la habitación.

via

via

via

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Pensáis que el papel irá ganando popularidad en el techo tal y como hizo en las paredes? ¿Os atreveríais a empapelar el techo? Nosotros sí! ¿qué os parece el resultado?

Síguenos en Instagram

Fun and Deco · 2017